NORMATIVA PARA CONTRATAR UNA COBERTURA

La Banca española ha experimentado una serie de cambios en su relación con los clientes en los últimos años. Estos cambios se han reflejado  en un mayor control hacia la Banca por parte de supervisores como la CMNV (Comisión Nacional del Mercado de Valores) y el Banco de España, y una mayor transparencia y adecuación de productos bancarios al perfil de cada cliente.

Podemos fijar como inicio del cambio el 2007 con la aprobación de la Directiva Europea de MIFID I, si bien ha sido con la aplicación en enero de 2018 de la Directiva Europea 2014/65/EU MIFID II cuando se ha consolidado este proceso de cambio. 

Si nos centramos en la contratación de coberturas, tanto sobre divisas, tipos de interés o materias primas, nos encontramos que debemos cumplir con dos requisitos exigidos por MIFID II.

Primer requisito

El primer requisito es acreditar nuestro conocimiento y experiencia en este tipos de productos mediante  la aprobación del denominado Test de Conveniencia. 

Se trata de un test que cada banco tiene con su propio formato, pero que cuenta con aspectos y preguntas comunes. Por lo general suelen ser entre 12 y 15 preguntas, prácticamente la mitad hacen referencias a la cultura financiera del apoderado, y la segunda mitad a su experiencia con productos financieros.

Es un requisito obligatorio para el apoderado de la empresa que vaya a contratar la cobertura y su resultado debe ser Apto para poder proceder a la contratación. En caso de no facilitar los datos necesarios para su evaluación, o que éste resulte como No Apto, existe la posibilidad de realizar una instancia manuscrita en la que el cliente asume la responsabilidad de la contratación.

Segundo requisito

El segundo requisito es la identificación de la empresa que contrata la cobertura mediante el código LEI.

El código LEI existe desde noviembre de 2017 y tiene su origen en la  implantación de MIFID II. Su finalidad es la identificación de las entidades que forman parte de una transacción financiera, en este caso, la contratación de coberturas. Tanto la entidad que lo comercializa, como la que contrata.

La emisión del código la realiza el Registro Mercantil, y tiene validez de un año desde su emisión. Una vez transcurrido el año se debe renovar. El alta y  la renovación se pueden tramitar vía telemática en la web  www.justicia.lei.registradores.org .



Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario a través de su navegación. Si continúas navegando aceptas su uso. Política de cookies.
Abrir chat