ASEGURA EL COBRO DE TUS EXPORTACIONES

FACTORING EXPORTACIÓN VS. CRÉDITO DOCUMENTARIO.

Muchas son las dudas que se le presentan a una empresa en el momento en que se cierra un acuerdo comercial en el extranjero, más aún en un entorno globalizado donde, en ocasiones, las oportunidades se presentan  en países distantes y entornos con los que no estamos familiarizados.

Si nos encontramos ante una buena oportunidad comercial, nuestra prioridad es sin duda que se materialice en un cobro irrevocable, tanto  si es una venta en territorio nacional como una exportación.

Las compañías de seguros a la exportación aportan sus propias coberturas, especialmente CESCE, con coberturas que pueden alcanzar el 95% e incluso el 99%, y plazos de cobro aproximado de 60 días.

La Banca aporta dos soluciones altamente efectivas. Estamos hablando del Crédito Documentario Irrevocable, y del Factoring de Exportación Sin Recurso. Ambas herramientas cubren el 100% de la exportación sin recurso, convirtiendo el cobro en irrevocable. Pero presentan características muy diferentes.

Crédito Documentario Irrevocable

El Crédito Documentario Irrevocable es la herramienta tradicional que se ha usado para asegurar el cobro irrevocable de la totalidad de una exportación. Está regulado por la Cámara de Comercio Internacional, la cual también facilita arbitraje en caso de salvedades o desacuerdos en la tramitación.

Debemos tener en cuenta que el proceso lo inicia el importador, solicitando a su banco la apertura de crédito documentario a nuestro favor. Desde este momento, nosotros recibimos una notificación irrevocable de cobro siempre y cuando cumplamos el condicionado del crédito documentario.

El hecho de que el proceso lo inicie el importador es importante, ya que no nos consume nuestro riesgo bancario,  es el importador quien debe negociar con su banco la apertura del crédito o línea de créditos documentarios.

Llegado este punto, tenemos el riesgo comercial asegurado. Pero en una exportación, y más si se pacta que el cobro no sea a la vista (el equivalente al contado a nivel nacional), seguimos teniendo dos riegos importantes sin cubrir, nos referimos al riesgo país y al riesgo de entidad de crédito.

Es importante tener en cuenta que nuestro comprador puede residir en un país con dificultades para obtener divisas, o el país puede presentar inestabilidad político económica. Igualmente, el banco del importador, que es quien nos asegura el cobro, puede no ser una entidad de primer orden, con la inseguridad que ello implica.

En estos casos, lógicamente, solicitaremos que el crédito documentario sea confirmado por un banco de primer orden, presente en un país que nos aporte garantías suficientes.

Por lo tanto, el Crédito Documentario Irrevocable y Confirmado, se presenta como una herramienta de cobro irrevocable, que solventa el riesgo cliente y riesgo país, y no nos consume financiación bancaria. Pero por otro lado, el proceso debe ser iniciado por el importador, y el clausurado del crédito documentario nos obliga a presentar una documentación y certificados que implica una carga administrativa y seguimiento.

Factoring Sin Recurso de Exportación

El Factoring Sin Recurso de Exportación es una modalidad de factoring en el que los deudores (nombre con el que se identifica a vuestros clientes) son extranjeros.

Como indica su nombre es un factoring sin recurso, el cobro es irrevocable, cubriendo el 100% del importe de la factura en caso de impago. 

Requiere de una autorización previa del banco tanto del riesgo del deudor, como de la línea de factoring que os conceda. El riesgo del deudor lo solicita nuestro banco a su corresponsal en el país del importador, por lo que puede darse el caso que no haya corresponsal, o que el riesgo comercial o país no se autorice. Por otra parte el factoring os consume riesgo bancario y está sujeto a autorización del límite por vuestro banco.

Una vez contamos con la línea de factoring autorizada, y el riesgo deudor de nuestro cliente aceptado, el proceso se agiliza enormemente. El factoring de exportación solo requiere que presentemos el documento de cobro que hemos acordado con nuestro banco, generalmente la factura, y el banco nos cubrirá el 100% del pago, además nos ofrecerá la posibilidad de anticipar el cobro si la factura es pagadera a plazo.

Conclusiones

Como conclusión diremos que ambas herramientas cubren el 100% de la factura emitida. El Crédito Documentario no nos consume riesgo bancario, lo inicia nuestro cliente, pero para lograr una cobertura absoluta debemos  solicitar que sea confirmado, y por lo general es una herramienta que presentará a nuestro importador unas comisiones bancarias relativamente altas.

Por otra parte el Factoring Sin Recurso de Exportación lo iniciamos nosotros, nos consume riesgo bancario, y requiere una autorización previa tanto del riesgo deudor como del límite de nuestra línea. Las comisiones del factoring las pagamos nosotros a nuestra entidad. Pero se trata de una herramienta muy ágil que solo nos requerirá la presentación de un documento, generalmente una factura, para asegurar y anticipar el cobro si lo solicitamos.



Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario a través de su navegación. Si continúas navegando aceptas su uso. Política de cookies.
Abrir chat